Loading...

jueves, 30 de noviembre de 2006

EL PAPA, A REAFIRMAR EL DIÁLOGO INTERRELIGIOSO

El Papa Benedicto XVI visitará Turquía del 28 de noviembre al 1 de diciembre. Un viaje que fue puesto en duda hace algunas semanas, tras arreciar las críticas contra el Pontífice por su discurso en la Universidad de Ratisbona (Alemania) y las amenazas de muerte vertidas contra Su Santidad por grupos fanáticos islámicos.
En el aula magna del centro universitario, el Papa pronunciaba una conferencia en la que abogaba por el "recto uso de la razón", del logos. Afirmando que no actuar conforme a ella es "contrario a la naturaleza de Dios" e invitaba a un "diálogo genuino de culturas y religiones que necesitamos con urgencia hoy". A Ratzinger lo que le interesaba era mostrar un rechazo directo, claro y radical de la motivación religiosa de la violencia.
Sin embargo, sus palabras no tuvieron el eco que él esperaba y despertaron una violenta respuesta en el mundo islámico. Por ello, el Pontífice manifestó en reiteradas ocasiones que sus intervenciones habían sido malentendidas y expresó su "respeto más profundo por el Islam".
Después de varias disculpas, que no fueron del todo aceptadas, le exigieron que cancelara el viaje a Turquía. Y para más incertidumbre, a principios de octubre fue secuestrado un avión turco con 113 pasajeros y desviado a Italia. Un acontecimiento que replanteó el tema de la seguridad del viaje papal. Y a principios de noviembre, en Estambul, un hombre disparó al aire frente al consulado italiano para protestar por la próxima visita del Papa.
Dados sucesivamente estos acontecimientos, me surge la pregunta de si lo que se pretende no es una guerra mediática entre Occidente y el mundo islámico.
Un sentimiento global de temor o de miedo es capaz de cambiar inmediatamente nuestros comportamientos, nuestras actitudes, nuestros proyectos- Y si no, para muestra el revuelo con las caricaturas de Mahoma. ¿Libertad de expresión o censuras?
Nuestro cristianismo recibe constantemente bofetadas. Y parece que las censuras aquí ni existen. Los cristianos venimos tragando películas (como la del Código da Vinci), bromas, chistes, parodias, malas interpretaciones de la información religiosa,- y nos hemos de aguantar porque parece impensable corrección alguna. Y por más que nos duela, no hay posible revisión. ¿Será por que no amenazamos? En fin, que no nos va el mediatismo temeroso. Y va y resulta que nuestro Papa ha sido víctima de este mediatismo extremista. Y ahora le espera un viaje relevante a un país de mayoría musulmana para realizar una "visita pastoral importante y delicada". Reactivar y reforzar el diálogo, "consolidar puentes de amistad" y fructificar en lazos de mayor entendimiento son los objetivos principales.
Esperemos que todos estén a la altura de las circunstancias para que no se produzca un choque de civilizaciones, sino más bien una actitud de cooperación y paz entre católicos, ortodoxos y los que profesan el Islam. Pero, ¿cuál es la reacción ante tanta relevancia ideológica, extremismo musulmán o diálogo interreligioso?

(Publicado en el Periódico Mediterráneo el 27/11/06)

jueves, 23 de noviembre de 2006

EL PAPA DEL DIÁLOGO

Para nadie es un secreto. La vida de Juan Pablo II toca a su fin y las impactantes imágenes que nos han transmitido los medios de comunicación durante estos días son reflejo de ello. Hemos visto un Papa cansado por la enfermedad, por su avanzada edad. Y sin embargo, ha querido estar hasta el último momento con sus fieles. Muchos son los que han criticado el lamentable estado de un Pastor que con salud tan crítica pueda gobernar una Iglesia Universal. Para los que no creen ni en el Evangelio ni en los que lo predican, el Santo Padre no sigue gobernando a su grey. Es un mero instrumento en manos de un poder jerárquico que ha ocupado su lugar. Sin embargo, para los que creen que Juan Pablo II sigue gobernando como Obispo de la Iglesia Romana, la cruz tiene un sentido, el sufrimiento es aceptado y adquiere un valor supremo. Desde esta visión se acepta el estado del Pontífice: "Gobernar hasta que Dios quiera".

Ayer mantuve una conversación telefónica con Paloma Gómez Borrero. Ella mejor que nadie conoce al Papa. Le pregunté sobre la veracidad de las noticias que aparecen constantemente en los telediarios sobre la salud del Pontífice. Con tono nostálgico me respondió: "Realmente hay una transparencia total de la información. Es verdad que el Papa está gravísimo y él mismo es consciente de que se está muriendo". Después, me dijo: "Héctor, lo que ha sembrado en sus 26 años lo está cosechando ahora. Ha sido el hombre de la paz y del diálogo". En mi corazón resonó la palabra esperanza. Una palabra de quien confía en algo o en alguien y no se encuentra defraudado. Creo que el talante de Juan Pablo II ha desbordado todos los parámetros. Incluso en sus momentos finales. Ha sido el siervo fiel y solícito que confía en la Providencia.

Las últimas palabras que pronunció Paloma Gómez eran: "Es como una vela que se está apagando". Es cierto que su corazón deja ya de latir pero su memoria e identidad trascenderán en la Eternidad. En un tiempo que no acaba.

Y AHORA... LOS CEMENTERIOS ´VIRTUALES´

A principios de cada mes de noviembre, los cementerios -esos lugares donde reposan los restos mortales de los difuntos- reciben la visita de miles y miles de personas. Algunas se acercan a depositar un ramo de flores, otras para recordar tiempos pasados o rezar por los suyos. También los hay curiosos que simplemente dan un paseo por el recinto.

Para aquellos que no han vivido en su propia carne la desaparición de un ser querido, la visita a un cementerio se convierte en el único contacto con la realidad de la muerte. Más allá de que alguna vez en su vida se hallan planteado este tema.
No nos de miedo hablar de la muerte humana. De una realidad de la que nadie escapa, por mucho que intente evadirse y no nombrarla, como se pretende hacer demasiado frecuente.
Por esto, la muerte es radicalmente algo singular, que nadie puede vivir en lugar de otro, y de lo cual nadie puede hacer una experiencia anticipada, a causa del carácter definitivo que tiene para la existencia individual. "Nos toca vivir la propia muerte", decía con gran profundidad el Dr. Luis Carreras, uno de los pioneros del movimiento litúrgico en Cataluña. Y es impresionante comprobar como, cada vez más, nos resulta difícil o incluso imposible aceptar la muerte de los que nos rodean, y menos aún la nuestra. Y como estas sociedades crean una barrera, un muro fronterizo, para borrar toda mención humana o religiosa a la muerte.

Hoy en día, es lamentable comprobar como internet, ante la pereza o escalofrío que puede originar acercarse hasta un cementerio, es capaz de eliminar este problema creando lo que ya se conoce como cementerios "virtuales". Según los creadores "no pretenden sustituir el lugar físico donde descansan los seres queridos, sino tener un lugar que ayude a recordarlos". De esta forma, mediante fotografías, grabaciones de audio o de vídeo y una memoria escrita por sus allegados, podemos recordar a unas personas concretas con nombre y apellidos.

¡Que horrible, por favor! Me parece lógico que queramos mantener vivo el recuerdo y el cariño hacia los nuestros, pero nunca había imaginado que una web fuera el lugar más apropiado para que todo el mundo se uniera a mi reconocimiento. Pero esto no es todo. Para más seguridad, estos cementerios virtuales incluyen tres tipos de acceso: el público, abierto a cualquier persona; el semipúblico, para los inscritos, y el privado, al que se ingresa con una clave que tiene el familiar, el cual puede, si le apetece, facilitar su clave a otras personas. Y además, los visitantes podrán firmar o escribir en el libro de memoria. Incluso escoger las flores para colocar en la tumba virtual.

Es impresentable, no razonable, pero sí comprensible, que en nuestra sociedad nos cueste cada vez más hablar de la muerte y de los difuntos, porque hemos intentado alejar de nosotros algo que es real y seguro. Incluso los medios de comunicación, nuestros núcleos familiares y de amistad, distancian su presencia lejos de todas estas "tristes verdades".


Nuestra gente ya no muere en casa sino en los hospitales y es visitada en los tanatorios. Incluso hay niños y jóvenes que no han vivido ninguna experiencia de muerte a su alrededor. ¿Por qué tanto misterio? ¿Hemos de ocultar algo? ¿Será que no nos aceptamos como somos? ¿O incluso que nos gustaría controlar la vida misma? Pues parece que no será posible. Por más virtualidad que nos inventemos. Así que aceptamos lo que tenemos y vivimos con paz y serenidad o nos sumergimos en la depresión más solemne.

A cada cual lo suyo.
(Publicado en el Periódico Mediterráneo. 06/11/06)

"El Papa podrá predicar el Evangelio de la Familia". Entrevista con monseñor CIPRIANO CALDERÓN. Obispo vicepres.emérito de la Comis.Pont.para América

Ficha técnica:

FECHA DE NACIMIENTO: EL 1 DE DICIEMBRE DE 1927, EN PLASENCIA.

ESTUDIOS: LICENCIADO EN TEOLOGÍA, FILOSOFÍA Y PERIODISMO.

LABOR: ESTUVO EN EL DIARIO ´L´OSSERVATORE ROMANO´. FUE VICEPRESIDENTE DE LA COMISIÓN PARA AMÉRICA. AHORA ES MIEMBRO DE LA CONGREGACIÓN DE OBISPOS.




En la Via della Conziliazione, y muy cerca de la plaza de San Pedro, uno de los palacios que acogea obispos y cardenales que trabajan en la Curia Romana abre sus puertas para atender al periódico Mediterráneo. En esta ocasión tenemos la oportunidad de conversar en exclusiva con uno de los obispos más influyentes dentro de la Curia Vaticana, monseñor Cipriano Calderón Polo.
Un prelado placentino de indudable peso en los muros vaticanos que lleva sobre sus espaldas un amplio currículo pastoral. Su gran valía humana y su importante actividad dirigida al pueblo latino le han hecho merecedor, recientemente, del título de Hijo Predilecto de Plasencia. Distinción que fue aprobada por el gobierno municipal del PSOE de esta localidad por unanimidad.

-Está muy próximo el V Encuentro Mundial de las Familias con el Papa. ¿Qué importancia le merecen estas jornadas? ¿Y la primera visita de Benedicto XVI a España?
-Yo he estado en otras jornadas de la Familia. Por ejemplo, en la que se celebró en Río de Janeiro, y naturalmente en la que se celebró en Roma. Ahora la de España, en concreto de Valencia, va a ser una cosa muy excepcional, porque se ha preparado muy bien y van a venir muchos cardenales, obispos y fieles. Pero, sobre todo, familias de todas partes del mundo, muchas de España y también de América Latina. Por lo tanto será una ocasión excepcional que todos aprovecharán, pero sobre todo el Papa, para predicar el Evangelio de la Familia. A ver si este penetra profundamente en España y puede calar también en las estructuras porque en nuestra patria desgraciadamente la familia ha sido muy agredida y existen muchos problemas de tipo civil. Algunos provenientes de las leyes nuevas del Gobierno actual que son un ataque a la naturaleza de la misma familia.
El Papa va para predicar el Evangelio de la Familia, con el deseo -y eso es después labor de los sacerdotes y de la misma familia- de que este Evangelio penetre profundamente en todos los ámbitos de la sociedad. Y esto tiene que ser a través del testimonio de las auténticas familias cristianas y a través, también, de la difusión del mensaje evangélico y de las enseñanzas del Santo Padre en lo que toca a estos puntos tan fundamentales del matrimonio, la familia, la vida, etc.

-Se ha cumplido ya un año de la muerte de Juan Pablo II. ¿Todavía resuena su mensaje o pasó a formar parte de la historia de la Iglesia?
-Sí, ya ha pasado un año de la muerte del Papa, pero Juan Pablo II parece que está todavía vivo entre nosotros. Sobre todo cuando uno vive aquí cerca del Vaticano y ve pasar todos los días muchedumbre de peregrinos que acuden a su sepulcro a rezar, al mismo tiempo que hacen su profesión de fe, ante el sepulcro de San Pedro.
Realmente Juan Pablo II está muy vivo porque 26 años de Pontificado han dejado un impacto inmenso en la Iglesia. Ha sido el segundo Pontificado más largo de la historia. Él ha sido, sin duda alguna, el más grande evangelizador que ha tenido la Iglesia de nuestro tiempo. Ha recorrido el mundo entero predicando continuamente el mensaje de Jesús, incluso también desde Roma. Ha dejado tantos documentos, ha tenido tantos gestos de evangelización, tantos importantes para el gobierno de la Iglesia, y ha hecho tantas cosas que esto no se borrará en años. Sin embargo, ahora ya tenemos un nuevo Papa y nuestra atención, naturalmente, se centra en Benedicto XVI.

-Parece ser que conoce muy bien a Benedicto XVI. Además, siendo cardenal fue vecino suyo en uno de estos palacios...
-Sí claro, yo vivo en este edificio y aquí al lado en otro palacio vivía el entonces cardenal Ratzinger. Por lo cual era fácil encontrarle cuando salía de casa o durante los paseos que él daba por estas latitudes entorno al Vaticano. Y como era miembro, como yo, de la Congregación para los Obispos, durante las reuniones de los jueves por la mañana nos encontrabamos. Él participaba cambiando impresiones, estudiando nombramientos de obispos o problemas de las diócesis. Entonces uno tenía la ocasión de saludarle o hablar con él. También ahora desde donde usted realiza la entrevista estamos viendo la habitación donde vive y trabaja el Papa.

-Dentro de la jerarquía eclesiástica ostenta un cargo concreto y muy importante que lleva a cabo aquí en Roma. ¿En qué consiste?
-He sido muchos años vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina y ahora trabajo como miembro de la Congregación para los Obispos. En la actualidad mi trabajo consiste en preparar documentos e informes de obispos. Al mismo tiempo he de asistir a las reuniones de la Congregación. Incluye dentro de mi competencia el tomar junto con los demás miembros las correspondientes decisiones que luego se presentan al Santo Padre, para que él las decida y las lleve adelante.

-¿Qué nos puede decir como miembro de la Congregación para los Obispos, encargado de preparar posibles ternas de prelados? ¿Conoce a monseñor Casimiro López, nuevo obispo de Segorbe-Castellón?
-Desde Roma, sigo la vida de la Iglesia en España. Y os diré que habéis tenido mucha suerte con el nuevo obispo que, ciertamente, va a ser un gran evangelizador en vuestra diócesis. Conozco a Casimiro López personalmente y estoy seguro de que será un gran pastor.

(Publicado en el Periódico Mediterráneo. 15/06/2006)

martes, 21 de noviembre de 2006

Nueva web deportiva

El Club de Muntanya de Figueroles crea una página en internet

Un grupo de jóvenes de Figueroles no se lo ha pensado dos veces a la hora de promocionar las actividades deportivas de su localidad y han creado una página web que incluye todo tipo de información entorno al Club de Muntanya La Carrerassa.

Esta página de internet nació con motivo de la I Cursa Ibérica que hace algunos meses organizó el club para dar a conocer el entorno natural que rodea a esta pequeña localidad de la comarca de L´Alcalatén. A partir de entonces uno de los asociados que, además, es el informático del grupo, Jorge Palanques, se puso manos a la obra y confeccionó una auténtica página con estilo.
En ella podemos encontrar la información necesaria para participar en las diferentes actividades que se programan a lo largo del año y más de un centenar de fotografías. Además, se añaden las listas de clasificados en pasados concursos y los nombres de los que en la actualidad están compitiendo en algún deporte. Según José Maria Porcar, presidente del Club de Muntanya de Figueroles "la página web es una forma segura para dar a conocer la multitud de actividades que organiza esta asociación de reciente creación".
Por el momento, añade su presidente "estamos más que contentos porque la media de visitas diarias a la página llegaba hasta las 250". De momento, más de 5.000 visitantes han visionado ya la información de esta entidad, entre los curiosos aparecen estadounidenses. La página www.cursaiberica.com está en continua construcción y sus impulsores pretenden que sea un medio de difusión masiva para dar a conocer sus actividades.