Loading...

miércoles, 29 de abril de 2009

EL APUNTE: PROMESA DE PUEBLO

Cuando estas líneas vean la luz habremos comenzado o estaremos culminando el camino hacia el santuario de Sant Joan de Penyagolosa. Los peregrinos como representantes del pueblo de Les Useres cumpliendo una promesa hecha por sus padres y mantenida hasta ahora de una forma firme y fiel. Y un servidor, como acompañante de los mismos y representante de la iglesia.
El objetivo: pedirle a Dios la salud, la paz y la lluvia del cielo –da nobis salutem et pacem, et pluviam de caeli-. Pero también buscar el compromiso con la fe y ser más coherentes con ella. Por eso, nuestra primera actitud ante el camino ha de ser de conversión, de cambio, de arrepentimiento. De apartar el egoísmo, el sinsentido y el orgullo de nuestras vidas. Y en el camino deben resaltar la austeridad, el espíritu de fraternidad, de súplica, de acción de gracias, de interiorización de la propia vida. Peregrinar para encontrarse y encontrarnos. Esta marcha no debe hacernos olvidar lo que escribía San Agustín: “No vayas fuera; vuélvete hacia ti mismo. En el hombre interior habita la verdad”. Por tanto, que en este camino busquemos “este tesoro (que) lo llevamos en vasijas de barro para que todos vean que una fuerza tan extraordinaria procede de Dios y no de nosotros” (2 Cor 4,7).
Que no nos quedemos sólo en los gestos y en los símbolos del camino. No busquemos sólo en la historia de una tradición medieval. Ahondemos en ella y penetremos en ella o correremos el riesgo de reducir esta profunda manifestación religiosa en un mero acto cultural e institucional. (Foto: Francisco Poyato)

Hallan en Llucena una granada de la guerra civil

Dos miembros del Club de Muntanya "La Carrerassa" de Figueroles encontraron, el martes día 21 de abril, una granada de mano posiblemente de la pasada guerra civil. El hecho tuvo lugar mientras los jovenes estaban explorando una zona del término de Llucena, conocida como el Morral, en busca de cavidades subterráneas. Tras observar lo que podía ser una sima natural y tras retirar varias piedras se encontraron con este objeto. Inmediatamente, llamaron a la Guardia Civil de l'Alcora que se desplazó hasta el lugar para retirar la granada. (Foto: Fernando Falomir)

martes, 21 de abril de 2009

Villahermosa del Río se pasea por Londres






Por tercer año consecutivo y unidos por una buena amistad realizamos nuestro "tradicional" viaje de vacaciones. Unos merecidos días de descanso en los que "desconectamos" de la rutina diaria y en los que descubrimos realidades distintas a la nuestra. Este año la ciudad de Londres fue nuestra anfitriona. La Torre de Londres, el Palacio de Westminster, la Abadía de Westminter, el Museo de Ciencias Naturales, el famoso reloj del Big Ben, la catedral de San Pablo, el Museo de Cera de Madame Tussaud, el Palacio de Buckingham, St. James´s Park, el Museo Británico, y el London Eye fueron algunos de los lugares visitados. Y por supuesto, nos pasamos por la corresponsalía de TVE en Londres. Allí, Miguel Ángel Idígoras como corresponsal de la ciudad nos enseñó como trabaja la televisión pública española en este punto del mundo. Desde este blog, te envíamos -Miguel Ángel- un fuerte y cariñoso abrazo por tus atenciones.

Roban el cristo de la ermita del Calvario y escenas del vía crucis de Zucaina

Las iglesias, que aguardan en su interior verdaderos tesoros y obras de arte -más que por su valor económico, por el histórico-, están comenzando a sufrir constantes saqueos en la provincia.
El último caso se ha dado en Zucaina, en la ermita del Calvario. Nada hacía presagiar lo que los ojos de las mujeres que colaboraban en la limpieza del templo antes de la procesión iban a contemplar: la imagen del cristo, de madera tallada y de más de un metro y medio de alto, había desaparecido. Tal y como comentaba el alcalde de la localidad, José María Ibáñez, "los ladrones forzaron uno de los accesos, una tela metálica, sacaron la imagen de allí y luego cerraron la puerta principal con llave". Ibáñez destacó que esta obra de arte data de finales del siglo XIX, por lo que su valor es "incalculable". Asimismo, añadió que "también se llevaron cuatro candelabros bañados en oro y una lámpara también dorada".

LOS MOSAICOS/No contentos con los objetos de valor sustraídos, los delincuentes también rompieron y sustrajeron los mosaicos de azulejo y las inscripciones de dos de las estaciones del Calvario. Juan Honrubia, teniente de alcalde, insistía en que "es una pena, porque han picado las imágenes y seguro que las han destrozado". El alcalde, José María Ibáñez, remarcó que las estaciones afectadas han sido la IX y la XIII, "esto es todo un sinsentido", manifestaba. Tanto el párroco de la localidad, Elías Sanz, como el primer edil, se acercaron al cuartel de Montanejos a interponer la denuncia y el robo está siendo investigado por los agentes.
Este periódico se puso en contacto con el sacerdote Elías Sanz, quien aseguró que la pieza de madera fue un regalo de sus antepasados a este templo por lo que lamenta la sustracción "profundamente", por el gran valor sentimental que tenía.

Alerta por la oleada de robos en 12 masías de Llucena

En solo unas tres semanas los ladrones han logrado forzar y robar en un total de 12 masías sitas en el término de Llucena, de las que han sustraído numerosos efectos de valor, ya que algunas están habitadas, según informan los vecinos de la localidad.
Esta oleada ha creado una gran alarma vecinal y la Guardia Civil ha iniciado una investigación para esclarecer las sustracciones y detener a los autores.
Las principales viviendas afectadas han sido las masías ubicadas en la zona de la Parra, el Povill, Granell y Llorens. Y en todas ellas los ladrones han seguido el mismo modo de actuar, forzar las cerraduras. Los vecinos señalan que "en algunas de las viviendas afectadas no reside gente, pero existen otras que están habitadas" y los propietarios "tienen miedo" ante la inseguridad que estos hechos crean. Y es que en una de las viviendas afectadas, ubicada en el Mas de la Parra, los delincuentes entraron en el garaje tras romper la puerta mientras los dueños dormían tranquilamente sin percatarse de que les estaban robando. Al despertarse a la mañana siguiente apreciaron que les faltaban numerosas herramientas y objetos de valor de toda la casa.
No obstante, la cuantía de lo robado no ha trancendido, pese a que fuentes cercanas a la investigación apuntaban a más de "12.000 euros" en algunos casos, por el elevado precio de la maquinaria o de las herramientas.
En casi todas las masías los ladrones han sustraído, principalmente, utensilios empleados en los trabajos agrícolas y en la construcción de casas. Por ello los propietarios señalaron que están "hartos de tanto robo". "Esto es inaguantable y necesitamos más protección, porque somos conscientes de que en Llucena solo nos custodian tres guardias civiles para controlar tantas necesidades en uno de los términos municipales más amplios de toda la provincia", destacaron.
Por el momento no hay detenciones y la Guardia Civil continúa con las investigaciones. (En la imagen superior: el Mas de la Parra, una de las zonas afectadas por los robos. Foto: Jose Luis Aparici)

"Estuve siete veces a punto de morir". Entrevista con el creador del programa 'Al filo de lo imposible' de TVE, SEBASTIÁN ÁLVARO



El espíritu de aventura ha sido siempre el timón que ha guiado la vida de Sebastián Álvaro. Su aspiración a lo imposible ha sido una constante. Y buena prueba de ello se ha reflejado en los 340 documentales que ha realizado para TVE, en el programa “Al filo de lo imposible”, del que ha sido su creador. De su experiencia itinerante por todo el mundo ha acumulado paisajes en el corazón: grandes mares bravíos, atormentadas cordilleras y desiertos majestuosos. Descubrir el Himalaya, la Antártida, los Andes o el Pacífico es una empresa al alcance de todos. Pero no para todos. Y él ha sido de esos afortunados. Aunque con un precio bastante alto: siete veces a punto de morir. Ahora, tras concluir su periodo como director del programa documental de TVE concede en Madrid esta entrevista al Periódico Mediterráneo para repasar su larga trayectoria como periodista y aventurero.

P.- ¿Como fueron los inicios del programa “Al filo de lo imposible” de TVE?
R.- El responsable para lo bueno y para lo malo he sido yo. La idea de “Al filo de lo imposible” surgió de un primer documental, de un corto que hice hacia 1978, que se llamaba “Nueva dimensión”. Entonces pertenecía a un club de montaña que tenía a la gente más puntera y más revolucionaria en el panorama alpino-español. Y ahí un chaval de veinte años, que todo el mundo conocía por Musgaño, me cambió la vida: me ofreció la posibilidad de realizar un documental sobre las últimas tendencias de escalaba libre (una técnica en la que se utilizaban sólo los pies y las manos pero sobre todo con un espíritu, con una forma de pensar muy innovadora). Esta forma de practicar deporte partía de la idea de que con preparación, entrenamiento y una buena cabeza sería uno capaz de realizar cualquier cosa. Y esa fue la base de “Al filo de lo imposible”. Eso surgió en 1978. Entonces, yo ya llevaba trabajando trece años en TVE. Y en 1981 me ofrecieron participar en una expedición al Himalaya, a dos montañas de más de 8.000 metros. Fruto de esa expedición surgió el documental “Dimensión 8.000”, que tuvo muy buen recibimiento en España. Ese mismo diciembre se matan dos de los tres amigos que habían comenzado conmigo la expedición al Himalaya y al otro le amputan la mano derecha. Así que tengo que rehacer el pequeño equipo. En 1983 rehago el equipo y comienzo de nuevo. Después, realizamos la expedición al K2, una de las más duras que jamás he hecho pero una de las más aleccionadoras. Y en esa expedición aprendí mucho sobre conducción de grupos, liderazgo, organización, infraestructura, logísticas,… Ahí, en ese viaje que duró cuatro meses y en medio de un glaciar a 5400 metros- rematé la idea del programa. Finalmente, en 1984 presenté el proyecto con el nombre determinado de “Al filo de lo imposible”, que yo mismo me inventé y que cedí a TVE.
P.- Cada expedición ha sido una aventura nueva con un riesgo impregnado a ella. ¿Ha sabido usted encontrar el límite necesario para no arriesgar la propia vida y la de su equipo innecesariamente?
R.- En primer lugar quiero señalar una cuestión previa de filosofía que tiene que ver con lo que hacemos: “vivir es arriesgarse”. Uno sabrá gestionar el riesgo y lo podrá hacer en mayor o menor medida, pero nada nos hace inmortales. En segundo lugar: para mí –como jefe del grupo- nunca ha existido nada más importante que la propia seguridad y la de mi gente. Y creo que el tiempo me ha dado la razón. He realizado 193 expediciones, con más de 1.000 técnicos y especialistas, en las que hemos vivido actividades de altísimo riesgo y sólo hemos perdido dos compañeros por el camino.

P.- ¿Le han faltado alguna vez las fuerzas y ha estado a punto de abordar una expedición debido a una situación arriesgada?
R.- Sí, claro. Varias veces. Y, de hecho, alguna expedición la he tenido que anular porque no he visto que las condiciones fueran las adecuadas. O tal vez porque no he tenido claro que estuviéramos a la altura del objetivo. Por otra parte, en alguna ocasión después de comenzar algún proyecto han cambiado las circunstancias (país, montaña,…) y nos hemos venido directamente a casa,

P.-. No todos pueden contemplar las maravillas naturales de algunos de los lugares recónditos del planeta. ¿Qué siente al ser tan privilegiado?
R.- La serie de experiencias que he tenido me han hecho más humilde. El hombre moderno ha perdido gran parte de su sentido en el planeta, porque estamos rodeados de medios tecnológicos que nos dan la falsa sensación de seguridad y de prepotencia. Pero no es así. Es suficiente con salir a una montaña o caminar por un desierto o en la Antártida para recuperar la imagen de lo que somos: seres pequeñitos, vulnerables, que cuanto tenemos éxito también la podemos cagar. Y de hecho, lo vemos ahora con el calentamiento global y nos damos cuenta de que forma hemos influido en cosas que quizás jamás deberíamos de haber tocado. Pero lo que me han proporcionado esos viajes es la sensación de vivir emociones muy alejadas del común de los mortales y que tienen que ver con las cuestiones básicas del ser humano: con la curiosidad, la inteligencia, el deseo de querer llegar más allá, con la idea de que lo que merece la pena es el esfuerzo. Y lo que se comparte con la gente que quieres. Para mí la aventura y las expediciones han sido una escuela de valores que son aplicables a la vida cotidiana.
Recuerdo las 193 expediciones por motivos muy especiales. Tengo muchos lugares en la memoria, pero especialmente aquellos sitios salvajes, vírgenes, que están alejados de las muchedumbres y de la contaminación. Y son especiales porque nos recuerdan el planeta anterior al hombre. En primer lugar, el Karakórum (Asia) que fue mi primera expedición. El lugar más abrupto de la tierra y con mayor concentración de altas montañas. Estar ahí, para un montañero, es casi un sueño. Y detrás, la Antártida. El lugar de la tierra donde te sientes más vulnerable. En tercer lugar, el desierto líbico y, finalmente, Tierra de Fuego. Esos cuatro lugares son una buena representación de ese planeta que todavía, en buena medida, se mantiene al margen del hombre.

P.- ¿Cómo trabajan en equipo a esas altitudes en las que cualquier pequeño fallo puede resultar mortal?
R.-La regla de oro es la siguiente: “haz un equipo en condiciones”. Y formar un buen equipo no es fácil. Es una realidad que, por ejemplo, han aprendido los equipos de fútbol del Madrid y del Barcelona, en los últimos tiempos. Tú fichas a los mejores y no tienes el mejor equipo. El mejor equipo es otra cosa. Es un juego de sutilezas en el que cada uno le corresponde desarrollar un papel, diferente probablemente al del compañero, pero al mismo tiempo complementario y con un objetivo común. Eso no es fácil. Y de hecho un mismo equipo en un lugar tiene éxito y en otro no. Porque nos afectan las diferentes circunstancias. Así pasa con la montaña. Y para nosotros, el trabajo en equipo es fundamental: si tenemos un buen grupo seremos capaces de realizar grandes aventuras y buenos documentales. Si falla el grupo, todo falla en cadena.

P.- Durante el transcurso de una expedición habrá que tomar decisiones importantes. ¿Quién tiene prioridad el frío o las ganas de superación?
R.- Existen muchas más incógnitas cuando uno tiene que tomar decisiones. Y depende del lugar y de las circunstancias. Contra el frío se lucha. Aunque tienes que ser consciente que sobrepasado un punto entras en hipotermia y te mueres. Es lo que le pasó al compañero y buen amigo Iñaki Ochoa de Olza, el mayo pasado cuando se quedó a 7400 metros. Por eso, que uno tiene que tener la cabeza muy fría para aún estando muy cerca de la cumbre, si es necesario renunciar y darte la vuelta. Lo que está en juego es la vida. Pero sin capacidad de superación, sin curiosidad, y sin unas dosis de ambición personal, de querer llegar más lejos, de querer ver aquello que nadie antes ha visto, no hubiéramos prosperado como especie, no hubiéramos conocido los océanos ignotos, no se habría descubierto América, no se habría explorado el interior de África, no se habrían escalado las montañas más altas de la tierra. Y hoy en día no estaríamos pensando en enviar una expedición a Marte.

P.- Su trabajo es duro y supone estar muchos meses de expedición ¿puede establecer una auténtica relación entre la cuestión profesional y el ámbito de lo privado?
R.- Es difícil porque para nosotros el trabajo es toda la vida. Y eso en ocasiones no ha funcionado bien. Cuando te encuentras de expedición también las personas tienen un apartado privado. Es algo que hemos tratado de compaginar. Y de hecho cuando estamos en el campo base yo no estoy pendiente de lo que hace la gente en la tienda. He intentado compaginar eso en las expediciones y luego he intentado compaginar mi vida profesional con la familiar. No ha sido perfecto. Ni en las expediciones ni en el otro caso. Pero yo creo que más o menos hemos sabido llevarlo.

P.- En su libro titulado “Robando tiempo a la muerte” habla de esa aspiración del hombre a lo imposible, a lo que le supera. ¿A sabido usted robarle algo de ese tiempo a la muerte? ¿Aspira a metas más altas e imposibles como periodista-deportista?
R.- Creo que tengo todo el derecho a decir la frase que dijo MUTCHEN, cuando se retiró, que luego no lo hizo. Le pasó lo que a mí. Dijo: “Creo que he tenido la fortuna de vivir suficiente gloria para un hombre”. Yo creo que ya le he robado bastante tiempo a la muerte, con mucha fortuna. Porque he estado siete veces a punto de morir. Pero sobre todo porque el tiempo que he vivido me ha interesado más llenarlo de cosas, de pasión, de proyectos,… En definitiva, y rememorando lo que dijo un alpinista francés,Gastón Rebufatt : “No hay que preocuparse por llenar la vida de años, sino los años de vida”.
Como periodista me siento más narrador de historias. Mi imposible ya se ha visto. El primer imposible fue mantener “Al filo de lo imposible” veintiocho años en la tele. Yo creo que ese es de todos los imposibles el más imposible de todos. Y luego mi vida ha pasado por las cumbres más altas del planeta, por barcos hundidos a mayor profundidad, por el buceo, el espeleobuceo -por lugares como el Ártico, la Antártida, los Tres Polos- los catorce ocho miles, … por ahí van mis imposibles. Lo más cerca posible de ese planeta incontaminado.


P.- ¿Qué legado deja a la televisión pública española y, sobre todo, a los amantes del riesgo y de la aventura?
R.- Yo diría que a TVE y a los amantes de la aventura les dejo la mejor marca de televisión probablemente de todos los tiempos. Dejo 340 capítulos documentales que seguirán viendo nuestros hijos y nuestros nietos durante muchos años. Y le dejo a mi país -a los ciudadanos que sufragan la televisión pública- la idea de que nada más rentable les ha resultado que invertir en “Al filo de lo imposible”. Y rentable a nivel económico, y también a nivel intelectual y espiritual, por decirlo de alguna forma. Porque el legado que queda de “Al filo de lo imposible” nos supera a nosotros que somos pequeñitos mortales. Así que seguramente muchos años después de habernos muerto habrá una historia que tenga que ver con el espíritu de “Al filo de lo imposible”, que tiene que ver con el espíritu de superación, con la solidaridad, con el medio ambiente, con los proyectos de ayuda humanitaria, con esa idea que hace que el hombre sea capaz de acometer retos imposibles o que nos parecen imposibles, y que sin embargo merece la pena adentrarse en ellos.
P.- ¿Cree que con su forma de practicar el deporte ha establecido un estilo personal?
R.- Creo que sí, pero eso el tiempo lo dirá. Yo he practicado uno determinado que es el que interesaba bajo el punto de vista ideológico y profesional. He procurado sobre todo que las aventuras fueran empresas que entrañaran riesgo, porque sino no eran aventuras. A nivel profesional he trabajado en el género documental, que me parece que es el género más noble para mostrar por televisión. Nos hemos movido alejados de lo que es un reportaje insustancial que tanto se lleva ahora. Y que se realiza a ritmo de montaje picado, con una musiquita y tres tonterías más. Que igual que viene se va y no transmite nada.

P.- ¿Ha conseguido afrontar todos tus retos como conductor del programa o cree que se ha quedado algo por mostrar a la audiencia? ¿Ha marcado “Al filo de lo imposible” su vida?
R. - Prácticamente el 95% de los proyectos que pretendíamos realizar, los hemos cumplido. Pero, si la pregunta es: ¿queda algo por hacer? Queda mucho por hacer. Y de hecho la primera reflexión que hago es que una vida no es suficiente para acometer todos los retos que podemos llegar a plantearnos en la cabeza. Pero, espero también tener suerte realizar los proyectos que me faltan a partir del próximo año. Porque aunque acabé mi trabajo en el programa yo voy a seguir ligado al mundo de la exploración, de la aventura, de la ayuda humanitaria y de los proyectos de investigación.
Y no me creo un replicante para que gente de fuera me ponga una fecha de caducidad. En función de mis fuerzas decidiré cuando y de que forma acabaré mis proyectos. En cualquier caso, ningún burócrata va a decidir mi vida.
Por otra parte, señalar que “Al filo de lo imposible” ha marcado absolutamente mi vida, en los últimos treinta años. Para bien y para mal. No quiero decir que todo haya sido positivo. Lo que haya marcado en la televisión y en la sociedad, el tiempo lo decidirá. Y no seré yo el que tenga que hacer esa labor. Lo hará otra gente. La vida no tiene rebobinado y no tiene marcha atrás. Lo único que se nos da y se nos concede de vez en cuando es aprender de nuestros errores. Y yo lo que he intentado es siempre no cometer dos veces el mismo error. Creo que puedo considerarme legítimamente orgulloso y afortunado de lo que he hecho pero voy a cultivar muy poco la nostalgia y lo que voy a hacer es lo que siempre he hecho: marcarme un próximo reto y ponerme a trabajar en él. Esa es la mejor forma de olvidar tristezas, nostalgias y añoranzas pasadas.


lunes, 13 de abril de 2009

Villahermosa celebró el tradicional Via Crucis, del Viernes Santo, con una nueva imagen

Los fieles de Villahermosa del Río celebraron el tradicional Via Crucis del Viernes Santo desde la parroquia hasta la ermita del Calvario. Durante el recorrido se alternó la lectura de las estaciones con diversos cantos. Cabe destacar, que fue portada una imagen del Cristo Crucificado, tallada en madera, que ha sido donada por algunas familias de la población para la parroquia. Cabe recordar que esta imagen del Cristo fue bendecida el pasado domingo de Ramos.

Villahermosa del Río inauguró la Semana Santa con el Domingo de Ramos


Villahermosa del Río celebró el Domingo de Ramos con la bendición de las palmas, en la puerta de la Iglesia. Después tuvo lugar la eucaristía en el templo parroquial donde se leyó el Evangelio de la Pasión del Señor, propio de este domingo. Al término de la celebración se procedió a la bendición de una imagen de un cristo crucificado, tallada en madera, que han sufragado algunas familias de la población.

martes, 7 de abril de 2009

Figueroles celebró los 406 años de la "Festa del Reservat"

Los figueroleros celebraron el pasado sábado los 406 años de la "Festa del Reservat", en la que se conmemora la llegada del Santísimo Sacramento a la población. El párroco, Jose Manuel, leyó en la eucaristía un fragmento del acta que firmaron las 36 familias que en aquel año de 1603 tenía Figueroles. La nota musical de la misa corrió a cargo de una coral de Castellón que entonó notas gregorianas. Cabe destacar que la procesión -en la imagen- recorrió las principales calles de la población. (Foto: Amadeu Porcar)