Loading...

lunes, 9 de noviembre de 2009

"Los pronósticos del tiempo entre 24 y 48 horas son un 80% reales". Entrevista con el 'Hombre del Tiempo' en TVE, JOSÉ ANTONIO MALDONADO


Ha informado durante más de dos décadas a millones de personas sobre anticiclones, borrascas, marejadillas o fuertes vientos. Su profesionalidad y seriedad en el trabajo se han reflejado en las elevadas audiencias. Su nombre: José Antonio Maldonado –durante muchos años el “hombre del tiempo” de Televisión Española. En esta ocasión y tras su paso por la televisión pública, este meteorólogo español, cuenta al periódico Mediterráneo cómo ha cambiado la predicción del tiempo en los últimos años. Además, aborda también el fenómeno del cambio climático -que en ocasiones se convierte en bandera de campañas políticas- y explica el fenómeno de la gota fría en la provincia de Castellón.

P.-¿Cuándo comenzó su historia como meteorólogo? ¿Siempre quiso dedicarse a estudiar la previsión del tiempo?
R.- No era ese mi objetivo cuando era niño. Mi vocación, que yo recuerde, era la de ser aviador. Porqué mi padre ya lo era y yo lo tenía puesto en la sangre. Pero unas circunstancias familiares lo cambiaron. Después de haber realizado el Bachillerato de Ciencias -en Sevilla- no sabía por donde tirar. En ese momento pensaba en la carrera de Físicas y la realicé un poco al azar. Y estudiando Físicas me percaté de que una de las salidas era la de Meteorología. Que a la vez estaba relacionado con la aviación. Y estando en tercero de carrera tuve claro que me presentaría a las oposiciones para meteorólogo.

P.-…y su trabajo como presentador en el espacio del tiempo de Televisión Española ¿cuándo se inició?
R.- Cuando empezó la televisión matinal que fue en enero de 1986. No había entonces ningún meteorólogo en televisión, porque los hermanos Medina y Pilar Sanjurjo –que habían estado antes- ya no estaban. El tiempo se emitía en OFF. Pero cuando se crea la televisión matinal, a quien le encargan que ponga en marcha un programa que se llamaba “Buenos días”, le animan a que viaje por el mundo y vea cómo se hacen los matinales. Tras su regreso, éste lleva anotado en sus apuntes que existía una figura que presentaba el tiempo y que no lo hacía en OFF. Había alguien, una cara, un rostro y desde entonces deciden restaurar al llamado “hombre del tiempo”.
Entonces yo tenía vínculos con los medios de comunicación (hablaba en Radio Intercontinental, en un programa de televisión que se llamaba “Gol y al Mundial 82”, escribía en el ABC) y por eso, alguien sugirió mi nombre. Me interesó, aunque lo dudé un poco, y probé la aventura. Y me encontré con el zapato a medida porque he sido absolutamente feliz.

P.- ¿Cómo se desarrollaba una jornada normal y corriente del “hombre del tiempo”?
R.- Pues, generalmente, antes de ir a televisión iba a lo que era el Instituto Nacional de Meteorología y observaba la situación. Después, iba a la televisión. En un principio no existía el fax y tenía que ir un motorista dos o tres veces al Instituto de Meteorología a recoger información. Luego aparecieron el Fax, el ordenador y, finalmente, Internet. Y ahora todos los trabajos que realizaba eran con el ordenador. También, en un principio, los mapas los pintaba yo a mano. Y después, los entregaba a un departamento de grafismo. Últimamente, desde mi despacho yo me fabricaba los mapas que luego se emitían en la tele. En fin, que me pasaba el día estudiando el tiempo, viendo las evoluciones y los últimos datos que habían llegado. Y bueno… así era el día a día: El estar siempre pendiente de cómo iba evolucionando la atmósfera.

P.- ¿Ha cambiado, de forma considerable, la predicción de los fenómenos atmosféricos desde que usted comenzó? ¿Existe la posibilidad de conseguir resultados más certeros de la previsión del tiempo?
R.- Claro, no cabe duda. En el transcurso de esos treinta años, evidentemente, las herramientas de predicción han mejorado sensiblemente. Cuando yo comencé en la televisión el satélite meteosat ya ofrecía imágenes pero no aportaba ni mucho menos lo que aporta hoy. De hecho, la imagen que emitíamos en televisión era en blanco y negro. Hoy consta de una sucesión de imágenes que son una película. Hoy día los satélites –que no nos dan la predicción para los próximos días, al contrario de lo que piensa mucha gente- muestran una radiografía de la atmósfera que nos enseña lo que ha ocurrido, lo que está ocurriendo y lo que sucederá a corto plazo. Pero no lo que va a ocurrir pasado mañana. Y es una herramienta que ahora nos proporciona la temperatura del agua del mar, el vapor de agua,… Hace un análisis de la atmósfera importante.
Los radares –que entonces ya existían pero en España no disponíamos de ellos- también son de gran importancia. En España existen 17 que cubren todo el territorio nacional, solapándose los radios de acción, unos con otros (15 en la Península, 1 en Baleares y 1 en Canarias). Así el radar meteorológico lo que hace es que nos radiografía la nube. Es decir, la analiza por dentro para saber si tiene granizo o para saber si tiene mucha precipitación.
Y es importante saber que la predicción del tiempo se hace mediante la resolución de ecuaciones que interpretan la evolución de la atmósfera. De tal manera que resolviendo esas ecuaciones podemos saber como va a ir evolucionando la atmósfera. Esto tiene todavía, lógicamente, sus fallos y por esos las predicciones no son exactas. Y esa resolución de ecuaciones se hace mediante potentes ordenadores. Esos ordenadores han ido evolucionando sensiblemente su capacidad en el transcurso de estos años. De ahí que han mejorado los modelos y han mejorado los ordenadores. En definitiva, se llega a la conclusión de que las predicciones tienen que se mejores que hace 20 0 30 años y lo irán siendo cada día más.


P.- ¿Aventajamos nosotros, al resto de países del mundo, en información meteorológica?
R.- Con la globalización algunos países vamos todos por igual. Aquí existen productos de importación pero el elemento humano es el mismo. Entonces la preparación de los meteorólogos españoles es la misma que la de cualquier otro país, como podría ser Estados Unidos, Francia, Inglaterra o Alemania. Y los ordenadores de que disponemos son los mismos. En definitiva, estamos a la misma altura que pueden estar los primeros países del mundo. Ahora bien, otra cuestión es la complejidad de la predicción en la Península Ibérica que es sensiblemente mayor que, por ejemplo, en el Reino Unido. Es una realidad que está aislada ahí en el Océano y los frentes que vienen por el Atlántico no se distorsionan. Ni tampoco tienen unos macizos montañosos –como tenemos nosotros- ni está rodeada por una serie de mares de naturaleza tan distinta como son el Mediterráneo, el Atlántico, el Cantábrico o la proximidad del Sahara.

P.- Los medios de comunicación alertan constantemente del cambio climático. Pero algunas organizaciones se atreven a decir que es una patraña de algunos políticos o de ciertos ecologistas. ¿Realmente existe ese cambio climático?
R.-Yo no digo ni lo uno ni lo otro. Al cambio climático, se le llama así -aunque el nombre no es exactamente correcto- porque el clima es algo que ha evolucionado desde que el sistema solar existe. Y es algo dinámico que está siempre cambiando. Pero el problema está en saber si el hombre está influyendo en la evolución natural del clima. Y hay una creencia casi generalizada –el IPCC- que recopila los trabajos de investigación que se llevan a cabo en este sentido y da en un 90% de probabilidades de que el hombre esté influyendo en el cambio del clima. Ese calentamiento -que es innegable- se ha producido en el transcurso de los últimos años y en buena medida es consecuencia del aporte de gases del efecto invernadero. Hasta ahí yo estoy de acuerdo. En lo que no estoy de acuerdo y discrepo y me disgusta es el fatalismo –al que se añade mucho abuso por parte de poderes políticos- en querer utilizar el cambio climático como bandera de campaña política. Y se realiza una regla de tres simple que nos dice que dentro de veinte años el nivel del mar habrá subido de tal manera que habrá llegado ya al interior de la provincia de Castellón. Cuando esto no es así. Y los modelos tampoco son representativos como para poder cuantificar de una manera rigurosa cual es la evolución que nos va a deparar el futuro.

P.- Y con respecto a su paso por TVE ¿José Antonio Maldonado se equivocó en alguna ocasión con el tiempo que predijo? ¿La sección del tiempo es uno de los apartados del telediario que más interesa a la gente?
R.- Me equivoqué seguro. Es un pronóstico y los pronósticos por definición están sometidos a dos posibilidades: a que se cumpla o no. Muchas veces los pronósticos no salían. Y uno sufre, claro. Esto es un gaje de este oficio. En ocasiones si ha sido por alguna circunstancia concreta que era importante entonces el disgusto era mayor. Recuerdo un pronóstico que, lamentablemente, fue certero: una semana antes de la boda de los príncipes ya se advirtió de que iba a haber lluvia. Y en la medida en que nos acercábamos la probabilidad era mayor. Y bueno, ese fue un acierto pleno. Pero también hubo días en que el patinazo fue grande. Se pensaba que iba a suceder una cosa y luego no sucedía.
Y en cuanto a la audiencia, pues sí. Es un hecho que está constatado. El interés por el tiempo es masivo. Eso se detecta en los medidores de audiencia y, además, es palpable.

P.- ¿Qué tanto por ciento de fiabilidad existe en el tiempo que usted anuncia?
R.- En primer lugar, partimos de la base de que no todas las situaciones son iguales. No es lo mismo cuando observamos un potente anticiclón encima de la Península, que en otras situaciones de cambio como suelen ser las estaciones. Por ejemplo: la primavera o el otoño –en las terribles gotas frías del área mediterránea-, que afectan a la provincia de Castellón, de manera importante. Pues esas predicciones son mucho más complejas, pero si hacemos un promedio se puede decir que los pronósticos a 24 o 48 horas pues están en un 75% u 80% de ser reales. Es bastante fiable pero lo que resalta es aquello en lo que se falla. Puedes estar acertando muchas veces y fallas un día y parece que no has acertado ninguno.

P.- La zona del Levante es una zona muy propensa a la gota fría. ¿Qué sucede para que se produzca ese fenómeno?
R.- La gota fría no siempre es sinónimo de catástrofe. Una gota fría en determinados casos puede ser positiva. Aunque en ocasiones son especialmente virulentas y traen consigo lluvias torrenciales. En otras ocasiones las lluvias que producen son menos importantes -en cuanto a cantidad- pero más importantes porque son beneficiosas y necesarias.
Este fenómeno aparece a finales del verano o principios del otoño, porque es una época en que el mar ha estado muy caliente –con temperaturas de 25, 26 o 27 grados- y se ha producido una gran evaporación. Ese vapor de agua se encuentra en la atmósfera y si de repente en las capas altas se produce un embolsamiento de aire sensiblemente más frío que el que le rodea. Es decir, cuando el aire caliente se encuentra con el frío hace que todo el aire se enfríe rápidamente y entonces se produce una brusca concentración que da origen a esas fuertes precipitaciones.
La gota fría puede durar varios días pero no en un mismo punto. Se va desplazando y van produciéndose precipitaciones que son irregulares. A veces se producen chubascos intensos en un punto y en otros son sensiblemente menos intensos.

P.- ¿Qué labor realiza, actualmente, después de dejar los estudios de TVE ¿Sigue trabajando en el tiempo?
R.- Sí, yo sigo dedicado de lleno al tiempo. Después de dejar TVE, afectado por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), ahora me dedico de lleno al mundo de Internet. En concreto en esta página: http://www.eltiempo.es/. Y estoy muy contento porque el número de visitas va aumentando considerablemente. Nuestro lema es dar mucha información pero muy clara. Y además, que sea particular. Es decir, que quien sea de un pueblo y quiera saber el pronóstico a catorce días, pues lo tenga. Todavía no están todos los pueblos de España. Ahora tenemos 22.000 localidades de España que tienen pronóstico a catorce días. Y existe un pronóstico para 200.000 municipios del mundo. También hay pronósticos del mar con altura de olas, con vientos,… Hay información detallada de forma que se puede consultar también las fases de la luna, salidas y puestas del sol. Incluyendo informaciones en forma de gráficos para dos días, para que cualquier persona pueda ver, hora a hora, lo que puede ir sucediendo en su localidad. Además, incluye un blog en el que yo escribo sobre temas meteorológicos, anécdotas,… En el que interactúo con los lectores que me hacen preguntas. (Entrevista publicada en el Periódico Mediterráneo, el martes 10 de noviembre del 2009)


UNA DE SUS APARICIONES EN TVE: