Loading...

jueves, 21 de octubre de 2010

Villahermosa y Castillo despiden con emoción a sus sacerdotes

Las parroquias de la Natividad de Nuestra Señora, de Villahermosa del Río, y San Pedro Apóstol, del Castillo de Villamalefa, se quedaron el domingo, día 5 de septiembre del 2010, pequeñas para acoger las celebraciones de despedida de sus sacerdotes. Así, los vecinos acompañaron al párroco Constantino Bou Aparici, y al vicario, Héctor Gozalbo Gil, en la última celebración religiosa en sendas localidades. Un acto al que acudieron las autoridades municipales, con el primer edil de Villahermosa, Luís Rubio, y el alcalde de Castillo, Sebastián Gimeno.
Al final de la misa, los sacerdotes agradecieron el cariño de los fieles durante el transcurso de su ministerio sacerdotal en estas comunidades de la diócesis de Segorbe-Castellón. “No olvidéis que nosotros solo somos instrumentos de Dios y que, por tanto, es a este a quien tenéis que dar las gracias” manifestó el párroco.
Por otra parte, Gozalbo mostró su agradecimiento a la gente: “Doy gracias a Dios por haber servido durante cinco años a esta comunidad. Ha sido mi primer destino y nunca lo olvidaré”.
El Ayuntamiento de Villahermosa del Río convocó, a las 18.00 horas, a todos los vecinos del municipio para disfrutar de un ágape fraternal, junto a los sacerdotes, en el hogar del jubilado. Lugar donde se les entregó una placa conmemorativa “en agradecimiento a su labor eclesiástica y de conservación del patrimonio religioso en las dos localidades”, anunció Luis Rubio.
Destacar que Constantino Bou se jubila y se trasladará a Almassora, y nuestro compañero de Mediterráneo, el sacerdote y periodista Héctor Gozalbo, será vicario de la parroquia de San Francisco de Asís, en Castellón.
Enlace directo de la noticia en la hemeroteca del periódico Mediterráneo: