Loading...

martes, 11 de enero de 2011

"La serie muestra a Tarancón como un hombre muy cercano". Entrevista con el actor PEPE SANCHO


Es uno de nuestros mejores actores, con una larga y brillante trayectoria en el mundo del cine, del teatro y de la televisión. Conocido, entre otras cosas, por su papel de El Estudiante, en la serie de Televisión Española, “Curro Jiménez”, Pepe Sancho encarna ahora en uno de sus últimos trabajos cinematográficos al cardenal burrianense, Vicente Enrique y Tarancón. En una miniserie coproducida por TVE y Canal 9, en la que según Sancho se muestra la vida de “un hombre cercano que quería la democracia”. En esta entrevista que concede a Mediterráneo, en el Teatro Rialto de Valencia, el actor habla de este gran eclesiástico valenciano.

P. -¿Es usted el responsable del rodaje de esta miniserie?
R.- Sí, soy la causa. Hay varios sacerdotes implicados en la película, entre ellos el Padre Ángel de Mensajeros de la Paz, que es premio Príncipe de Asturias. Ellos mismos comentaron un día “que pena que no se cree la vida de Tarancón”. Y, después, mi mujer –la periodista Reyes Monforte- y yo pusimos en marcha este proyecto. Buscamos productora y conseguimos que se coprodujera. Finalmente, Canal 9 y TVE se pusieron de acuerdo para coproducirla. Es un logro teniendo en cuenta que son dos televisiones con ideologías, en teoría, distintas.

P.- ¿Cómo valora a este hombre de la Iglesia que usted ha encarnado en la película?
R.- Lo esencial lo muestra la serie: era un hombre muy cercano. Y lo sé porque lo conocí –aunque muy poco-. Además, algunos sacerdotes que trabajaron para él y su sobrino carnal me dijeron que lo primordial de Tarancón era su proximidad, su religión poco litúrgica pero muy pragmática. Era un hombre al que le gustaba tanto rezar como fumarse una faria a la sombra de un naranjo con la gente de su pueblo. Y por eso, hemos querido mostrar en las imágenes a un personaje cercano. Y los detalles que faltan, allá cada cual. Puesto que la película es únicamente un trozo de su vida. Una auténtica biografía, tan ilustrativa como la suya, no se puede contar ni en una serie de 100 horas. De hecho, creo que el resultado ha sido bueno por la reacción del público y, además, se va a emitir muy pronto en TVE.

P.- En algunos sectores manifiestan que el film refleja a un cardenal demasiado liberal en una época difícil para las relaciones entre Iglesia-Estado ¿ha sido esa la intencionalidad?
R.- Tal vez al cardenal Roucco Varela le parezca la película una barbaridad. Pero a mi me preocupa muy poco la opinión de los demás porque he encarnado al cardenal que yo creía que debía mostrar, en coordinación con el director. No el que algunos quisieran que yo hubiera reflejado.
Una vez me dijeron desde Burriana: “Queremos saber cosas de nuestro cardenal”. Y yo les dije: “Pues de vuestro cardenal un actor de Manises se ha propuesto hacer su vida”. Nadie de Burriana propuso hacer la vida del cardenal y si me lo propuse yo es porque admiraba la figura y trayectoria de Tarancón. Dicen algunos que era demasiado rojo. Pero ¿por qué quería que votaran los españoles? Pues era verdad que quería que votaran porque buscaba la democracia. Y la gente que vivía a su lado sabe qué finalidad perseguía.

P.- A usted también se le conoce, especialmente, por su papel en la serie “Curro Jiménez”, que emitió TVE.
R.- El papel del Estudiante me dio mucha popularidad en “Curro Jiménez” y no me importa. Pero, después de eso han venido muchos trabajos que no hay que obviarlos. Por ejemplo, “Cuéntame”, en la que estuve siete años. Además, el teatro se sigue llenando de gente de mi edad. Buena prueba de ello es que desde hace tres meses el Teatro Rialto de Valencia colma las butacas con “Los intereses creados”.

P.- ¿Ha tenido en su carrera algún referente en el que centrar su personalidad?
R.- Cuento en mi libro “Bambalinas de cartón” que quería ser como Humphrey Bogart. Pero no por su caridad, sino porque tiraba los cigarrillos recién encendidos. Y a mí me costaba mucho conseguirlos cuando tenía trece años. Y éste los tiraba enteros. Ese es un referente. Y, después, ya conocí gente como Antonio Ferrandis… Y aunque me recomendaron algunos que me volviera a mi pueblo, no les hice caso.

P.- ¿Qué supuso en su carrera conseguir un Goya?
R.- Es el único Goya que han entregado a un actor masculino, en una película de Almodóvar. Nunca se lo habían dado a un hombre. Así que no es lo mismo tener un Goya con Pepito el de los Palotes que tenerlo con Almodóvar. Y, además, en una película como “Carne Trémula” con dos compañeros de reparto como Javier Bardem y Penélope Cruz, que trabajaron en la película. Para mí no es un premio cualquiera. En cualquier caso, un Goya es como las ampollas, que con el paso del tiempo queda la cicatriz y ya se cura. El premio lo tengo en casa bien guardado pero no da trabajo. Hay que seguir currando.

P.- ¿Conoce o tiene alguna anécdota de nuestra provincia?
R.-De Castellón tengo muchas anécdotas. Conozco el Periódico Mediterráneo. Y tengo un hermano que dirigía una fábrica de cerámica en Castellón. Otra anécdota es que la primera vez que vi a Julio Iglesias fue en Benicassim, trabajando en una sala de fiestas que había allí.
He rodado con García-Berlanga “París Tombuctú” en Peñíscola y he jugado muchas veces al golf en la Coma. Conozco mucho a Sergio García y a sus padres. Ah! y tengo el Calabuch de Honor del Festival Internacional de Cine de Comedia de Peñíscola.

(El Periódico Mediterráneo publicó la entrevista el domingo día 2 de enero del 2011, en su sección Cultura y Espectáculos. Fotos de la entrevista realizadas por Sergio Rodilla)