Loading...

lunes, 15 de noviembre de 2010

Cientos de castellonenses, junto a Benedicto XVI



El Papa Benedicto XVI estuvo acompañado, en la mañana del domingo día 7 de noviembre del 2010, por unos 5.000 castellonenses que no quisieron perderse la oportunidad de participar en la consagración de la Sagrada Familia. Así, numerosos fieles de algunas parroquias de Castellón, Burriana, Onda, Vila-real, Vinarós, Morella y Benicarló -entre otras- participaron en la celebración que tuvo lugar en la ciudad condal. De esta forma tanto la diócesis de Tortosa, como la de Segorbe-Castellón estuvieron presentes en la que ha sido la segunda visita del Pontífice a España, desde su elección en el año 2005.
La peregrinación hasta Barcelona comenzó para algunos en la madrugada del sábado. Es el caso de los fieles de las comunidades neocatecumenales de la parroquia de la Santísima Trinidad de Castellón, que partieron a las ocho horas de la mañana para dirigirse con anterioridad al monasterio de Santa María de Montserrat. En el recinto benedictino los fieles visitaron el templo y rezaron por los frutos espirituales de la visita papal. “Hemos rezado y cantado pidiendo, por intercesión de la Virgen para que la visita de Benedicto XVI sea un estímulo para nuestra fe”, indicaba a Mediterráneo, Juan Gozalbo, uno de los jóvenes integrantes de esta comitiva. Después de la comida, las más de 120 personas que procedían de la Santísima Trinidad de Castellón se acercaron hasta los alrededores de la Sagrada Familia para cantar cantos e himnos con sus guitarras. “Ha sido una experiencia maravillosa el ver como algunas familias con hijos jóvenes contaban sus experiencias y testimonios de fe ante la gente que se acercaba para presenciar la llegada del Papa, para dormir en el Palacio Arzobispal”, comentaba otro de los jóvenes integrantes de la parroquia. Tras este acto participaron en una eucaristía en el municipio de Sant Boi de Llobregat, donde pasaron la noche acogidos por familias de la población.
Ayer, tras levantarse a las seis de la madrugada para desplazarse hasta los alrededores de la Sagrada Familia, pudieron acceder a la Calle de La Marina, desde donde pudieron seguir la celebración. “Hemos visto pasar muy de cerca al Papa, que ha entrado y salido por esta misma calle desde donde nos encontrábamos y le hemos ofrecido nuestro apoyo con la pancarta que llevábamos”, afirmaban emocionados. “La ciudad estaba impresionante. Han recibido al Papa como una verdadera multitud y todos se han volcado. Incluso desde las cuatro de la mañana había gente haciendo cola para acceder a los lugares habilitados”, indicaba otra castellonense. “Viniendo hasta Barcelona queremos mostrar a esta sociedad tan secularizada que Dios existe. Y demostrar que el Papa tiene el apoyo de los jóvenes”, afirmaba Juan Gozalbo.
Por otra parte, desde la parroquia de la Merced de Burriana, se desplazaron 3 autobuses, con unas 165 personas. Los fieles de esta localidad partieron, el mismo domingo, a las cinco de la mañana, con dirección al templo barcelonés. “Ha sido una gracia poder ver al Pontífice y participar en la eucaristía a través de las pantallas gigantes”, manifestaba Waldemiro Román, quien acudió acompañado de su mujer, Mª Carmen García y sus dos hijos. “Desde la fe ha sido una recarga y una confirmación en los valores”, apuntó Román, quién, además, destacó que “gracias a que he estado en la Iglesia mi vida se ha recuperado”.
Una jornada que contó con cientos de castellonenses pero que no llegó a la altura de la que, anteriormente, se celebró en Valencia, en la que participaron casi 9.000 fieles de nuestra provincia y más de 120 sacerdotes diocesanos.

Acceso directo de la noticia en la web del Periódico Mediterráneo:
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/noticia.asp?pkid=611096