Loading...

miércoles, 11 de mayo de 2011

'Els Pelegrins' de Les Useres, en camino

A las ocho en punto de la mañana del día 29 de abril del 2011, último viernes del mes, el tañido de las campanas de la parroquia de la Transfiguración del Señor de Les Useres anunciaba el comienzo de la peregrinación hacia Sant Joan de Penyagolosa. Una docena eran los penitentes que, ataviados con túnicas azules, cumplían con el voto anual de pedir a Dios la salud, la paz y la lluvia del cielo: Da nobis salutem et pacem, et pluviam de caeli. En esta ocasión: Els Pelegrins fueron: José Luis García Latorre, José Vicente Carnicer Cuevas, Patricio Barrera Aparici, Juan Beltrán Comes, Carlos Tomás Gil, Alejandro Iserte Gozalbo, Francisco José Roures Chiva, Manuel Jesús Pitarch Gil, Óscar Sánchez Gauchia, René Beltrán Galindo, Diego Sobrino Barrera, Juan Martínez Bernat y Alejandro Vega Ponz. Su guía, Juan Beltrán.
Con el canto del solemne O Vere Deus, los penitentes partieron del municipio para emprender el camino sagrado, a lo largo de aproximadamente 35 kilómetros, en los que rezaron el Santo Rosario y entonaron los característicos cantos en latín. La primera de las paradas del trayecto tuvo lugar en el ermitorio de Sant Miquel de Les Torrocelles. Allí, se celebró la eucaristía y, después, los peregrinos comieron. La subida a la Lloma de Bernat y el Marinet completaron el recorrido de la primera jornada hasta llegar al santuario, donde les esperaban cientos de vecinos y visitantes.

MOMENTO DE LA RECEPCIÓN// Tras descalzarse y ser recibidos por el párroco de Vistabella, accedieron al templo que alberga la imagen románica de San Juan Bautista.
La primera jornada concluyó con el canto de la oración de Completas, el Himno a San Juan y el rezo del Santo Rosario. Después, los peregrinos fueron conducidos a la habitación donde pasaron la noche, una sala que es conocida vulgarmente como la cueva, donde hicieron en medio una gran hoguera, para no pasar frío.
El sábado, a mediodía, Els Pelegrins abandonaron el santuario para regresar a Les Useres. En su camino de vuelta, entraron en la parroquia de Xodos y allí cantaron al unísono el Omnes Sancte.

SILENCIO// El silencio fue el compañero de viaje de los penitentes. Pese a que estuvieron acompañados por más de un millar de devotos, algunos movidos por una tradición que pasa de padres a hijos, otros, por la curiosidad de conocer un evento único, la del viernes día 29 de abril, fue una jornada cargada de solemnidad a la que tampoco quisieron faltar los representantes políticos. Junto a la alcaldesa de la localidad, Delia Valero, estuvo el cabeza de lista de la candidatura autonómica de los socialistas valencianos por Castellón, Francisco Toledo, acompañado por los miembros de su lista Óscar Tena y José Benlloch, entre otros.
Por parte del PP no faltaron el vicepresidente primero de la Diputación de Castellón, Francisco Martínez; el diputado de Cultura, Miguel Ángel Mulet; y el candidato a la presidencia de la Diputación Provincial, Javier Moliner.
Aunque el día amaneció con una abundante nubosidad, la buena climatología y la temperatura acompañó en buena parte del trayecto. La lluvia respetó hasta el Marinet, donde empezaron a caer las primeras gotas. De este modo se cumplió una de sus tres peticiones.
La última jornada -la del sábado día 30 de abril- fue la más multitudinaria de la celebración. Y es que, por la mañana, se celebró una misa de cargas en el ermitorio de Sant Joan e, inmediatamente, la esperada eucaristía de peregrinos, tras la cual tuvo lugar el rito del lavatorio de los pies, un momento en que se sinceraron entre ellos.
A continuación, regresaron a la cueva y, tras la comida, volvieron al municipio de Les Useres, de donde salieron. (Artículo publicado en el Periódico Mediterráneo el sábado día 30 de abril del 2011. Texto: Héctor Gozalbo/ Fotos: Manolo Nebot)